Размер шрифта:     
Гарнитура:GeorgiaVerdanaArial
Цвет фона:      
Режим чтения: F11  |  Добавить закладку: Ctrl+D
Следующая страница: Ctrl+→  |  Предыдущая страница: Ctrl+←
Показать все книги автора/авторов: Abelar Taisha
 

«Donde Cruzan Los Brujos», Taisha Abelar

Иллюстрация к книге

IntroducciГіn de Carlos Castaneda

Taisha Abelar es una de las tres mujeres que recibieron enseГ±anzas y fueron entrenadas en una forma muy deliberada por unos brujos en MГ©xico, bajo la direcciГіn de don Juan Matus.

He escrito de manera extensa acerca de mi propia preparaciГіn con Г©l, pero nunca sobre el grupo especГ­fico al que pertenece Taisha Abelar. ExistГ­a el acuerdo tГЎcito entre todos los que nos encontrГЎbamos bajo la tutela de don Juan que yo no escribirГ­a nada acerca de ellos.

He observado dicho acuerdo por mГЎs de veinte aГ±os. Es mГЎs, aunque todos nosotros hemos trabajado y vivido en estrecha proximidad, nunca hemos discutido nuestras experiencias personales. De hecho, nunca hubo siquiera la oportunidad de intercambiar puntos de vista acerca de lo que don Juan o los brujos de su grupo nos hicieron a cada uno de nosotros.

Dicha condiciГіn no estaba ligada a la presencia de don Juan. DespuГ©s de que Г©l y su grupo partieron de este mundo, seguimos adhiriГ©ndonos a ella, puesto que no deseГЎbamos gastar nuestra energГ­a en revisar los acuerdos establecidos con anterioridad. Todo el tiempo y la energГ­a a nuestra disposiciГіn han sido empleados en ratificar por nuestra propia cuenta todo lo que don Juan nos enseГ±Гі en forma tan empeГ±osa.

Don Juan nos enseГ±Гі que la brujerГ­a es un esfuerzo pragmГЎtico por medio del cual cualquiera es capaz de percibir energГ­a de manera directa. A fin de percibirla de esta manera, sostenГ­a que debГ­amos liberarnos de nuestra forma normal de percibir. Liberarnos asГ­ y percibir energГ­a de manera directa fue una tarea que requiriГі todos nuestros esfuerzos.

Un concepto de la brujerГ­a es que los parГЎmetros de nuestra percepciГіn normal nos han sido impuestos como parte del proceso de adaptaciГіn social, no en forma por completo arbitraria pero con todo prescritos de manera forzosa. Uno de los aspectos de dichos parГЎmetros obligatorios es el sistema de interpretaciГіn que convierte los datos sensoriales en unidades significativas, las cuales convierten al orden social en una estructura de interpretaciГіn.

Nuestro funcionamiento ordinario dentro del orden social requiere una adhesiГіn ciega y fiel a todos sus preceptos, ninguno de los cuales da cabida a la posibilidad de percibir energГ­a de manera directa. Don Juan afirmaba, por ejemplo, que es posible percibir a los seres humanos como campos energГ©ticos en forma de enormes, blanquecinos huevos luminosos.

A fin de lograr la hazaГ±a de aumentar nuestra capacidad de percepciГіn requerimos energГ­a interna. Por lo tanto, el problema de proveerse de energГ­a interna necesaria para cumplir con tal tarea se torna la principal preocupaciГіn de los estudiosos de la brujerГ­a.

Ciertas circunstancias pertinentes a nuestra condiciГіn del momento han permitido a Taisha Abelar escribir acerca de su preparaciГіn, que fue igual a la mГ­a y no obstante del todo distinta. TardГі mucho tiempo en esta tarea, porque primero debiГі adquirir los medios brindados por la brujerГ­a para escribir. El propio don Juan Matus me encargГі la tarea de escribir acerca de su conocimiento. Y fue Г©l quien estableciГі el ГЎnimo apropiado para esa tarea al advertir: "No escribas como escritor sino como brujo." Se referГ­a a que lo hiciera en un estado de conciencia acrecentada que los brujos llaman ensueГ±o. Taisha Abelar tardГі muchos aГ±os en perfeccionar su ensueГ±o al grado de convertirlo en el medio que los brujos usan para escribir.

En el mundo de don Juan los brujos, de acuerdo con su temperamento bГЎsico, se dividen en dos bandos complementarios: los ensoГ±adores y los acechadores. Los ensoГ±adores son los brujos que poseen una facilidad intrГ­nseca para penetrar en estados de conciencia acrecentada mediante el control de sus sueГ±os normales. El entrenamiento desarrolla dicha facilidad hasta convertirla en un arte: el arte de ensoГ±ar. Los acechadores, por su parte, son los brujos que poseen la facilidad nata de tratar con hechos; son capaces de entrar en estados de conciencia acrecentada mediante el manejo y control de su propio comportamiento. El entrenamiento como brujo transforma esta capacidad natural en el arte del acecho.

Si bien todos los miembros del grupo de brujos encabezado por don Juan tenГ­an un conocimiento global de ambas artes, eran asignados a un bando o al otro. Taisha Abelar fue adscrita a los acechadores e instruida por ellos. Su libro porta el sello de su estupenda preparaciГіn como acechadora.

 

Prefacio

 

He dedicado mi vida a la prГЎctica de una rigurosa disciplina que llamamos "brujerГ­a", por falta de un nombre mГЎs apropiado. TambiГ©n soy antropГіloga, campo de estudios en el que ostento el doctorado. He puesto mis dos ГЎreas de conocimiento en este orden particular porque primero me involucrГ© con la brujerГ­a. Normalmente uno llega a ser antropГіlogo y luego realiza trabajos de campo sobre algГєn aspecto cultural, las prГЎcticas de brujerГ­a, por ejemplo. En mi caso sucediГі al revГ©s: como estudiosa de la brujerГ­a fui a estudiar antropologГ­a.

A fines de los sesenta vivГ­a en Tucson, Arizona, donde conocГ­ a una mexicana llamada Clara Grau que me invitГі a su casa en el estado mexicano de Sonora. AhГ­ hizo lo posible por introducirme en su mundo, porque Clara Grau era bruja y formaba parte de un grupo de diecisГ©is brujos. Algunos eran yaquis; otros, mexicanos de diversos orГ­genes y antecedentes, edades y sexos. La mayorГ­a eran mujeres. Con firmeza, todos ellos perseguГ­an el mismo objetivo: romper las disposiciones y los prejuicios perceptivos que nos aprisionan dentro de los lГ­mites del mundo cotidiano normal, impidiГ©ndonos el paso a otros mundos perceptibles.

Para los brujos, romper con dichas disposiciones perceptivas significa atravesar una barrera y saltar hacia lo inimaginable. Llaman a este salto "donde cruzan los brujos". A veces se refieren a ello como "el vuelo abstracto", porque entraГ±a volar del lado de lo concreto y fГ­sico al lado de la percepciГіn acrecentada y las formas abstractas e impersonales.

Dichos brujos tenГ­an interГ©s en ayudarme a lograr el vuelo abstracto, a fin de que pudiera unirme a ellos en sus afanes fundamentales; y por ello, la instrucciГіn acadГ©mica se volviГі parte esencial de mi preparaciГіn para llegar a donde cruzan los brujos. El lГ­der del grupo de brujos del que yo formo parte -el nagual, segГєn se le llama- es una persona con un gran interГ©s en la erudiciГіn acadГ©mica formal. Por consiguiente, todas las personas a su cargo deben desarrollar y ejercitar el pensamiento abstracto y lГєcido que sГіlo se adquiere en una universidad moderna.


Еще несколько книг в жанре «Эзотерика»