Размер шрифта:     
Гарнитура:GeorgiaVerdanaArial
Цвет фона:      
Режим чтения: F11  |  Добавить закладку: Ctrl+D
Следующая страница: Ctrl+→  |  Предыдущая страница: Ctrl+←
Показать все книги автора/авторов: Unamuno Miguel de
 

«Cuentos de mГ­ mismo», Miguel de Unamuno

Иллюстрация к книге

SelecciГіn e introducciГіn de JesГєs GГЎlvez YagГјe

Ilustraciones de Marina Arespacochaga

INTRODUCCIГ“N

Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864 – Salamanca, 1936) ha ostentado durante mucho tiempo el primado de su generación y, en no pequeña medida, el de las letras españolas del siglo que ahora finaliza. Desde 1886 escribió cuentos. En conjunto, escribirá más de ochenta y tres, según última edición de sus obras completas, en los que luce su ingenio y gusto por lo paradójico y sorprendente. En ellos están quintaesenciados todos los temas que preocupaban al escritor vasco y penetran todos los géneros de que se sirve y a veces crea. Algunos son extractos de nivolas, a veces embriones, pues veía en el cuento la itineración hacia atrás de la vida, una incisión más profunda de lo vivido y la forma protoliteraria que recoge las resonancias más arcanas de la psique humana. Muestran también un individualismo en exceso, puesto en práctica muchas veces, especialmente a través de esa tan cacareada anécdota de la visita a Alfonso XIII, en la que da las gracias al Rey por la condecoración otorgada "y que -dijo- me merezco". José Carlos-Mainer (Prólogo general a las Obras Completas de Pío Baroja, Círculo de Lectores, Barcelona, 1997) enjuicia el distinto tratamiento que hicieron del yo los grandes autores modernistas españoles y no yerra cuando escribe "que Unamuno vivió la cuestión como un angustioso problema de fe, prisionero entre la tentación agonista y la tentación quietista ante la vida y su destino".

Tan indiscutible me parece la realidad de que el relato breve disfruta hoy en nuestro paГ­s de un momento de innegable esplendor literario como la de que sigue relegado a un sombrГ­o segundo plano a nivel crГ­tico y editorial. Los cuentos aquГ­ seleccionados, aparte del indudable valor literario, contienen recuerdos, elementos costumbristas, caricaturas, filias y fobias, referidos a la personalidad del autor, a la peripecia Г­ntima de los individuos, proyecciГіn del escritor que, por encima de todo, busca el "no morir", es decir, la inmortalidad -la del alma, si es posible, pero, en cualquier caso, la de la fama- del nombre en las generaciones venideras. En la tensiГіn entre el hombre solitario que era y la compacta humanidad para la que escribГ­a estableciГі don Miguel todas las tensiones.

Unamuno, protagonista de su vasta obra

La obra Г­ntegra de Unamuno refleja en Гєltima instancia su omnipresente personalidad, cuidadosamente configurada como un personaje mГЎs y Г©ste referido a una suerte de Unamuno profundo, insobornable "yo" que abarcaba los hasta cuatro "yoes" que, siguiendo a Oliver Wendel Holmes en una conocida broma literaria, distinguГ­a el escritor: el que uno es, el que uno piensa que es, el que uno quiere ser, el que los demГЎs piensan que es uno. Harriet S. Stevens ha descrito muy bien cГіmo los cuentos le tienen por protagonista: "Encarna unas veces en el personaje, revistiendo apariencia distinta de la suya, ocultГЎndose apenas tras Г©l; en otras narraciones se incluye en el relato como dialogante o monologante, y con sus preguntas y comentarios provoca confesiones, reminiscencias. Escucha al personaje y advierte cГіmo, por su comportamiento y sus palabras, Г©ste va creГЎndose. Los cuentos son conversacionales, tejidos con rumores, chismes de casino, cuchilleos de balcones y ventanas, murmuraciones que se evaporan en el aire y componen el inmenso "vaho humano", brumosa masa de palabras e inquietudes. Sus peculiares ingredientes, contradicciones y paradojas, ayudan a reflejar en pequeГ±a escala una visiГіn autГіnoma, un macrocosmos contenido en un microcosmos, cuyos instantes ciГ±en cosas eternas" ("Los cuentos de Unamuno", La Torre, nГєms. 35-36, Puerto Rico, julio-diciembre, 1961. Reproducido en Miguel de Unamuno, ed. de Antonio SГЎnchez Barbudo, Madrid, Taurus, 1974).

Siguiendo el lema de Ibsen, de Schiller, el escritor vasco prefiriГі vivir "solo -segГєn lo retratГі RamГіn GГіmez de la Serna {Retratos contemporГЎneos, Buenos Aires, Sudamericana, 1941)- y lleno de fe en sГ­ mismo y en el porvenir: solo y fuera de esa llamada repГєblica de las letras, que no pasa de ser una feria de gitanos y chalanes", tratando de expresar su yo Г­ntimo en todo lo que escribiГі aun en el mГЎs circunstancial artГ­culo y comentario periodГ­stico. Hay quien parece vacilar sobre el valor de lo que Unamuno hizo (en rigor, de lo que escribiГі), por no saber quiГ©n era, pero esto nadie mejor que su misma obra para decirlo; sus libros son, si no Г©l mismo, su testimonio mГЎs veraz.

Originalidad de su narrativa

A su posiciГіn filosГіfica fundamental hay que atribuir su fuerte originalidad de escritor, sus innovaciones tГ©cnicas y, en definitiva, sus aciertos mayores. Francisco Ayala ("El arte de novelar de Unamuno", Realidad y ensueГ±o, Madrid, Gredos, 1963) ha seГ±alado la identidad que se opera entre novela y vida: "Su manera de comprender hombre y mundo, es decir, de comprenderse a sГ­ mismo y de entender la vida, produce una obra literaria cuyas caracterГ­sticas formales deben reflejarla y comunicГЎrsela al lector con eficacia mГЎxima". La personalidad absorbente tenГ­a que arrebatarle toda sustantividad al conjunto de personas y cosas que pretende reproducir, conviertiГ©ndolas en mera sombra de sГ­ mismo, sin autonomГ­a alguna. El escritor procede a desencarnar a sus personajes, desnudГЎndoles del ambiente, sacГЎndolos de toda circunstancia concreta. Para Antonio SГЎnchez Barbudo ("La experiencia decisiva: la crisis de 1897", Miguel de Unamuno, Madrid, Taurus, 1974, previamente en Hispanic Review, 1950) esta crisis religiosa resulta ser, aparte de un motivo directo de inspiraciГіn en las obras anteriores a 1900, una como fuente secreta de todo su pensamiento posterior, en cuya formulaciГіn intervinieron mucho sus lecturas, especialmente Kierkegaard.

En reiteradas ocasiones nos dejó su singular concepción de novela. En Cómo se hace una novela (1927) -cuyo título más apropiado quizá fuese "La novela de Unamuno"- se leen expresiones como ésta: "Escribir contando cómo se hace una novela es hacerla. ¿Es más que una novela la vida de cada uno de nosotros? ¿Hay novela que sea más novelesca que una auto-biografía?", insistiendo en el carácter autobiográfico que alcanza su obra. "Sí, toda novela, toda obra de ficción, todo poema, cuando es vivo es autobiográfico. Todo ser de ficción, todo personaje poético que crea un autor hace parte del autor mismo. Y si este pone en su poema un hombre de carne y hueso a quien ha conocido, es después de haberlo hecho suyo, parte de sí mismo". Y es que don Miguel defiende su yoísmo, su no ser de nadie ni pertenecer a nada; personalismo que le llevará a alguna arbitrariedad, como la célebre frase "¡Que inventen otros!". Y en Tres novelas ejemplares y un prólogo llega más lejos todavía a la hora de definir sus personajes de ficción: "Una cosa es que todos mis personajes novelescos, que todos los agonistas que he creado los haya sacado de mi alma, de mi realidad íntima -que es todo un pueblo-, y otra cosa es que sean yo mismo. Porque ¿quién soy yo mismo? ¿Quién es el que se firma Miguel Unamuno? Pues… uno de mis personajes, una de mis criaturas, uno de mis agonistas"

En semejantes términos se expresará en algunos cuentos. Así, en "Don Catalino, hombre sabio", el escritor aparece con su propio nombre discutiendo y exponiendo personales opiniones, emociones y reacciones: "Esto que yo le digo a usted, amigo don Miguel,…", en el que trata de mostrar al lector, entre bromas y veras, el horror implacable a las verdades científicas que dejan de lado el humanismo, el hombre. Igual ocurre en "Y va de cuento…", donde con tono juguetón, ligerísimo, se establece resueltamente la que pudiera llamarse teoría del cuento. Unas veces se introduce como personaje en la narración desde el principio -"A Miguel, el héroe de mi cuento, habíanle pedido uno"-; otras, con personaje interpuesto como en "La beca", hablando el autor en la persona del médico, y en "Una visita al viejo poeta" adonde el viejo poeta se enfrenta con el mismo problema que más tarde alcanzará a don Miguel, la escisión entre el ser íntimo y la imagen que ha creado la fama. Y es que para el escritor, bufón genial, pedagogo por vocación, juglar infatigable y proteico, pocos medios tan adecuados como el cuento para su tarea de decirse sin descanso, de mostrar cada día una parcela (cuando menos una parcela) de su personalidad total.

CaracterГ­sticas de los cuentos

Los cuentos de Unamuno, breves, fibrosos, de poca ficciГіn, restringidos casi siempre, como sus novelas, a la narraciГіn de peripecias interiores, vibran con la luminosa intimidad propia de la poesГ­a. Estamos de acuerdo con Stevens: son reflejo de los personajes en que don Miguel se divide, cada uno de los mГєltiples yos proliferantes del suyo engendra a otros, o por lo menos, segГєn desde donde se le enfoca y capta, se presenta con diferente tono, colorido y matices. CaracterГ­sticas de este cosmos son la duplicaciГіn interior, el vaivГ©n, el arabesco trazado por la oscilaciГіn desde el actuar de los personajes al pensamiento del autor, quien se proyecta y sitГєa en el mismo plano, conversando y conviviendo con sus criaturas. Entre los personajes destacan las figuras no hГ©roes como Celestino ("El semejante"), don Roque ("SolitaГ±a"), don Hilario ("SueГ±o"), constituyendo intentos de exteriorizar ese recГіndito modo de ser y, como tales, mГ©todo de conocimiento, limitado y defectuoso sin duda, pero eficaz.

Clavería apunta que en "Y va de cuento…" puede verse qué técnicas literarias y qué armas empleaba Unamuno -a la manera de Montarco en otro cuento-ensayo- en una obra escrita teniendo muy presente la estulticia provinciana: desprecio del argumento y del interés de la narración, salidas ingeniosas, humorismo, paradojas… (Carlos Clavería, "Unamuno y la enfermedad de Flaubert", Temas de Unamuno, Madrid, Gredos, 1953). Y es que Unamuno busca el lector cómplice, el lector a quien todo escritor anhela y desea. A él se refería cuando escribió estos versos esclarecedores: "Aquí os dejo mi alma-libro / hombre-mundo verdadero./ Cuando vibres todo entero, / soy yo, lector, que en ti vibro". Hizo literatura en prosa y verso de su egotismo en el pensar y en el querer. El doctor Álvarez Villar [Medicina en España, 1966), a la luz de la tipología de Kretsmer y siguiendo a José L. Abellán [Miguel de Unamuno a la luz de la psicología, Madrid, Tecnos, 1964) vino a clasificar al rector de Salamanca entre los esquizotímicos: introvertidos, excitables, fanáticos y en continua regresión al mundo de su niñez. Y estos rasgos estarán presentes en el marco de varios relatos aquí reproducidos.

Nuestra ediciГіn: Breve presentaciГіn.

Una colecciГіn de cuentos del autor apareciГі en 1913, con el tГ­tulo El espejo de la muerte. Novelas cortas (Madrid, Renacimiento), cuyo tГ­tulo fue invenciГіn de Gregorio MartГ­nez Sierra, reeditado varias veces en Buenos Aires, Espasa-Calpe, colecciГіn Austral. Se trata de un conjunto de 27 relatos, entre ellos el que da tГ­tulo al libro. Con posterioridad se han recogido, junto a otros, en el volumen Relatos novelescos (1886-1932) que contiene treinta y dos textos, incluidos en el tomo II de Obras Completas, ordenaciГіn, prГіlogo y notas de Manuel GarcГ­a Blanco (Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1951), los mismos de la ediciГіn del tomo V de O.C., De esto y de aquello (Afrodisio Aguado, Madrid, 1951) y con posterioridad en O.C. (Escelicer, Madrid, 1966-1971). Existe una interesante ediciГіn de Cuentos realizada por la profesora de Philadelphia Eleanor Krane Paucker (Madrid, Minotauro, 1961. ColecciГіn "Biblioteca Vasca", tomo IX, 1 y 2), que contiene sesenta y nueve relatos y, por Гєltimo, la excelente ediciГіn del catedrГЎtico Ricardo Sanabre que presenta ochenta y tres cuentos en el estado actual de la cuestiГіn (O.C., II, Biblioteca Castro. Turner, 1995), algunos de ellos recuperados de la casa-museo Unamuno de Salamanca.


Еще несколько книг в жанре «Историческая проза»

Лже-Нерон, Лион Фейхтвангер Читать →

Синий шихан, Павел Федоров Читать →

Еврей Зюсс, Лион Фейхтвангер Читать →