Размер шрифта:     
Гарнитура:GeorgiaVerdanaArial
Цвет фона:      
Режим чтения: F11  |  Добавить закладку: Ctrl+D
Следующая страница: Ctrl+→  |  Предыдущая страница: Ctrl+←
Показать все книги автора/авторов: MarГ­as JuliГЎn
 

«Idea De La MetafГ­sica», JuliГЎn MarГ­as

Иллюстрация к книге

Este breve libro, que apenas es un libro, pretende dar al lector una idea de la metafГ­sica. Para ello, tiene que hacerse cuestiГіn de su mismo nombre, de su origen y de ciertas vicisitudes que le han acontecido; pero no se trata de su historia, sino de la presentaciГіn real de una realidad, la metafГ­sica, que es ella misma histГіrica.

 

Por otra parte, en las pГЎginas que siguen se llega a considerables innovaciones, no sГіlo respecto a lo que se suele entender por metafГ­sica, sino tambiГ©n a las publicaciones anteriores de su autor. Pero conviene agregar que esta nueva idea de la metafГ­sica es, en cierto sentido, tradicional: en el de que responde rigurosamente a lo que ha sido, desde su origen, la pretensiГіn de la metafГ­sica.

 

La novedad de algunas ideas y la concisiГіn de este libro han obligado a extremar en Г©l la exigencia de claridad. Pero no es posible dispensar, en tan breves pГЎginas, de tomar en cuenta todo lo que en ellas se dice. Su comprensiГіn, que creo fГЎcil, reclama sГіlo una lectura atenta y alerta.

 

J. M.

 

Madrid, 20 de diciembre de 1953.

I EL NOMBRE Y LA REALIDAD

Es bien sabida la extraГ±a historia de uno de los nombres mГЎs ilustres de las lenguas modernas: metafГ­sica. Al ordenar AndrГіnico de Rodas, en el siglo I a. de C., los escritos de AristГіteles, encuentra algunos libros cuya denominaciГіn resulta problemГЎtica; tambiГ©n su colocaciГіn dentro de la obra aristotГ©lica. Al final decide ponerlos "despuГ©s de los libros de fГ­sica"; esta expresiГіn, que no es un tГ­tulo, sino la ausencia de un tГ­tulo, no significa nada filosГіfico, no es ni siquiera un nombre; y, sin embargo, se va a convertir en la denominaciГіn dos veces milenaria de la disciplina filosГіfica mГЎs importante, identificada muchas veces con la filosofГ­a sin mГЎs. ВїCГіmo es esto posible? Y, sobre todo, ВїquГ© significa? О¤Г  metГ  ta physikГЎ (ta\ meta\ fusika/), "los (libros) despuГ©s de los fГ­sicos". Lo primero que hay que decir es que eso no es una palabra, sino cuatro. En manos de AndrГіnico de Rodas o de su contemporГЎneo NicolГЎs de Damasco, los libros mГЎs importantes de AristГіteles no quedan denominados, sino sГіlo designados, seГ±alados: los que estГЎn detrГЎs de los que tratan de fГ­sica. Para que llegara a existir un dГ­a el nombre metafГ­sica, fue menester, por lo pronto, que con esas cuatro palabras se hiciera una, mediante supresiГіn de los artГ­culos y fusiГіn de la preposiciГіn con el nombre. Pero hay que agregar que esta unificaciГіn no acontece en griego, sino en latГ­n (secundariamente en ГЎrabe, y asГ­ en Averroes). Sin embargo, estoque acabo de decir resulta problemГЎtico y sГіlo a medias verdadero; porque la voz metaphysica Вїes latina? En modo alguno: sГіlo es una transcripciГіn, alterada en forma nominal y sin traducir, de la expresiГіn griega tГ  metГ  tГ  physikГЎ. AsГ­ aparece en la Edad Media esporГЎdicamente; de manera frecuente al incorporarse a la escolГЎstica -musulmana y cristiana- el corpus aristotГ©lico, en los siglos XII y XIII.

 

Esto es precisamente lo interesante: que lo que hace fortuna de modo tan excepcional no es el nombre griego efectivo de la ciencia, ni una palabra significativa, ni una traducciГіn, sino un vocablo arbitrario, que apenas quiere decir nada y de origen azaroso. Dicho en otros tГ©rminos, que no se trata de un concepto, sino de una expresiГіn poГ©tica; con mГЎs rigor, retГіrica y poГ©tica. Me explicarГ©.

 

MetafГ­sico es un adjetivo, metaphysicus; la forma metaphyska es por lo pronto un plural neutro de ese adjetivo: los (libros) metafГ­sicos; sГіlo tardГ­amente se forma el sustantivo femenino, por un proceso anГЎlogo al de otros nombres. Pero lo decisivo es que metafГ­sico no quiere decir nada en latГ­n (y nada interesante en griego); es una palabra recibida de otra lengua, acuГ±ada, que no funciona primariamente como una significaciГіn, sino como un signo extraГ±o y en cierto modo arcano; por eso digo que tiene una funciГіn retГіrica. Pero ademГЎs ofrece una vertiente poГ©tica; porque a la palabra metafГ­sica se le inyecta desde luego un vago sentido que en griego nunca tuvo ni pudo tener: lo que estГЎ mГЎs allГЎ de la fГ­sica; o bien, lo que se refiere a lo que estГЎ mГЎs allГЎ de lo natural. La fortuna de la palabra metaphysika se debe a que no se la vive como una prosaica postphysica, sino como una reverberante, incitante, misteriosa transphysica; asГ­, literalmente, en Santo TomГЎs, y a travГ©s de Г©l en toda la tradiciГіn medieval y moderna.

 

Este nombre, una vez insuflada esta vaga significaciГіn, adquiere una vida singular; tiene una doble virtud: promete y no compromete. Creo que esta esencial vaguedad del nombre metafГ­sica ha sido la razГіn de su larga fortuna y un carГЎcter que importa cuidadosamente salvar y conservar; y que, por cierto, comparte con el nombre filosofГ­a.

 

Si ahora nos preguntГЎsemos quГ© es la metafГ­sica, la respuesta podrГ­a seguir dos caminos bien distintos. El primero consistirГ­a en un examen de las definiciones que de ella se han dado, bien para elegir una y tomarla como verdadera, para extraer una nociГіn comГєn a todas o, por Гєltimo, para mostrar su sucesiГіn y variaciГіn. Pero esto nos darГ­a, mГЎs que una idea de lo que es la metafГ­sica, la serie de significaciones atribuidas a este nombre. El otro camino se orientarГ­a en otra direcciГіn: se tratarГ­a de ver quГ© han hecho los metafГ­sicos, cuГЎl ha sido la realidad efectiva que ha ido aconteciendo a lo largo de la historia. Pero esto, que parece fГЎcil, tiene una inesperada dificultad: el nombre metafГ­sica es una designaciГіn tardГ­a, no ya de una disciplina, sino de un libro aristotГ©lico: la historia de la metafГ­sica no puede limitarse a una historia de lo que se ha llamado asГ­; esto obliga, pues, a un esencial regreso, partiendo de ese punto de arranque; antes que nada hay que remontar aguas arriba del nombre, en una problemГЎtica prehistoria. Es decir, la primera cuestiГіn que se plantea es la del origen de la metafГ­sica.

II EL ORIGEN DE LA METAFГЌSICA

Tenemos que partir -es el Гєnico criterio seguro- de lo primero que se ha llamado alguna vez metafГ­sica: la obra de AristГіteles. Ahora bien, ВїcГіmo llama Г©ste a la ciencia filosГіfica capital, la que un dГ­a va a recibir la denominaciГіn que nos ocupa? Hay que distinguir dos tipos de designaciones en el texto aristotГ©lico: las que son propiamente denominaciones de la metafГ­sica y las que son "definiciones" de ella, quiero decir determinaciones concretas de su contenido. Las que aquГ­ interesan son, claro es, las primeras; de las segundas tendremos que hacernos cuestiГіn mГЎs adelante. Las cuatro denominaciones principales son: sabidurГ­a (sophГ­a), filosofГ­a primera (prГіte philosophГ­a), ciencia buscada (zetoumГ©ne epistГ©me), "teorГ­a de la verdad" (tГЄs aletheГ­as theorГ­a). En seguida se explicarГЎ por quГ© pongo entre comillas esta Гєltima traducciГіn.

 


Еще несколько книг в жанре «Философия»

Союз духа и разума, Владимир Сахаревич Читать →