Размер шрифта:     
Гарнитура:GeorgiaVerdanaArial
Цвет фона:      
Режим чтения: F11  |  Добавить закладку: Ctrl+D
Следующая страница: Ctrl+→  |  Предыдущая страница: Ctrl+←
Показать все книги автора/авторов: Guerra JosГ© Ignacio
 

«El Evangelio De GurГє Nanak», JosГ© Guerra

Иллюстрация к книге

Vida y obra de GurГє Nanak y de los diez GurГєs Sikhs

 

PARTE I

INTRODUCCION

 

LA INDIA ANTE GURU NANAK

Divididos en necias y personales disputas dinГЎsticas, el pueblo de la India ofreciГі una pobre defensa contra los rudos y enГ©rgicos invasores musulmanes del Medio Oriente. En cada provincia unas pocas batallas, unas cuantas traiciones e intrigas y todo fue perdido; los gobernantes nativos fueron reemplazados por musulmanes, los templos por mezquitas y los Puranas por el CorГЎn. Esto sucediГі a escala nacional. Desde luego, millones de hindГєes conservaron su propia religiГіn, aunque pagando un precio muy alto y llevando una vida de esclavitud.

Practicaban sus ritos y sus costumbres sociales bajo la amenaza de que en cualquier momento fueran interrumpidos y castigados con la tortura o la muerte. Muchos perecieron antes de abdicar de sus creencias; otros, en cambio, no sintieron en su corazГіn la religiГіn como algo tan pesado, y abrazaron el Islam.

El hinduismo, como era entendido entonces, predicaba la no resistencia y dirigГ­a los ojos de sus creyentes hacia un futuro mejor en el Swarga (paraГ­so), haciendo asГ­ al pueblo indiferente a las miserias de la vida en la Tierra. SГіlo los brahmines tenГ­an permitido estudiar los libros sagrados escritos en sГЎnscrito. La religiГіn para ellos se habГ­a convertido en un modo especial de comer, beber, baГ±arse, pintarse la frente con las marcas de la casta, casarse y oficiar los entierros. La experiencia directa de Dios -,e habГ­a perdido por completo y las masas se hallaban inmersas en el mГЎs penoso materialismo y supersticiГіn.

Socialmente la condiciГіn del pueblo era miserable. El emperador de Delhi les ignoraba completamente; la mayorГ­a de los musulmanes sostenГ­a que los hindГєes habГ­an sido creados para ser esclavos de los creyentes del Islam. Nanak mismo dice que en esos dГ­as "los reyes se habГ­an vuelto carniceros y canГ­bales"; no habГ­a nadie que defendiera el honor del dГ©bil.

Tampoco los musulmanes eran muy felices. Excesivamente intolerantes y fanГЎticos en su mayorГ­a ignoraban su propia religiГіn, sus mul`las (sacerdotes) no eran en modo alguno mГЎs espirituales que los brahmines, siendo frecuente que desconocieran no sГіlo los principios del CorГЎn, sino las mГЎs esenciales leyes del Shari'at. Consideraban a las mujeres poco mГЎs que juguetes o animales y las confinaban a sus habitaciones. Cuando una hija venГ­a al mundo era considerado como una calamidad, y en consecuencia el infanticidio, estrictamente prohibido por el CorГЎn, era una prГЎctica frecuente.

Incluso en esos dГ­as de oscuridad hubo unos pocos hombres que abandonaron la sociedad y se establecieron en bosques y desiertos viviendo una vida de dedicaciГіn y entrega al SeГ±or.

AsГ­ por ejemplo, en Maharashtra, los santos de Vitthal, seguidores de Jnanadeva, Namdev y Ekanath; en Gularat Narasingh Mehta; en Bengala, Chaitanya y en las planicies del Ganges, Kabir comenzГі a agitar las multitudes con un nuevo sentimiento de devociГіn.

AsГ­, pues, una atmГіsfera de esperanza se fue consolidando ante la esperada venida del Guru. Advaitachanya en la lejana comarca de Navadwip pasaba los dГ­as rezando por un

avatar3 de Dios que salvase a la gente de su vacГ­a vanidad, de sus dioses y filosofГ­as y de la tiranГ­a de los gobernantes. AquГ­ y allГЎ, en las intrincadas junglas, en las agrestes montaГ±as y en los valles perdidos, grupos de eremitas y buscadores de Dios animaron al pueblo con sones devocionales y con sus peculiares medios yГіguicos para alcanzar la verdad. La hora estaba cercana.

Guru Nanak empezГі su misiГіn ridiculizando las falsas creencias y las demostraciones y enseГ±ando una vida de absoluta hermandad.

El sacГі a la gente de sus sueГ±os supersticiosos y dГЎndoles el conocimiento de su verdadero ser, de su esencia divina, les abriГі la puerta a una nueva vida en la que el hombre vivГ­a en meditaciГіn en un estado de continua experiencia de paz, dicha y amor, dedicado a su. servicio no como al Dios abstracto y lejano de las religiones sino como a un amigo personal.

En casi todos sus versos y canciones Guru Nanak nos habla y ensalza las glorias del Nombre, de la Palabra, Es sГіlo en el momento que el devoto recibГ­a el Pahul (conocimiento), el dГ­a de la iniciaciГіn, que le era revelado este Nombre Supremo. Este Nombre no era una mera repeticiГіn de uno de esos "nombres" de Dios que cantaban y recitaban con los labios aquellos que Guru Nanak llamaba hipГіcritas. Este Nombre

sagrado no podГ­a ser pronunciado con la lengua ni tampoco pensado con la mente.

ВїCuГЎl era pues este Nombre, esta Palabra impartida por Guru Nanak a sus devotos?

Esta vibraciГіn primordial es el nexo, el eslabГіn que le falta al hombre finito para comunicarse con su padre infinito.

Nanak nos dice en sus poemas que cuando este Nombre se manifiesta en el hombre, Г©ste obtiene un sentimiento de Г©xtasis y unidad con todo el universo, del cual Г©l es una parte

y le lleva a la realizaciГіn de Dios en su propio cuerpo.

LA COMPOSICION DEL ADI GRANTH


Еще несколько книг в жанре «Эзотерика»

Наука Пранаямы, Свами Шивананда Читать →

Золотая книга йоги, Свами Шивананда Читать →