Размер шрифта:     
Гарнитура:GeorgiaVerdanaArial
Цвет фона:      
Режим чтения: F11  |  Добавить закладку: Ctrl+D
Следующая страница: Ctrl+→  |  Предыдущая страница: Ctrl+←
Показать все книги автора/авторов: Evanovich Janet
 

«Dos Por La Pasta», Janet Evanovich

Иллюстрация к книге

Two for the dough

 

STEPHANIE PLUM TRAS LA PISTA DE UNA COMITIVA FГљNEBRE

 

Veinticuatro ataГєdes desaparecen misteriosamente. Los dueГ±os los buscan con verdadera desesperaciГіn, como si contuviesen un tesoro. Y tras los ataГєdes y los dueГ±os de los ataГєdes corre con implacable tenacidad Stephanie Plum, decidida a atrapar a uno de los individuos y cobrar la recompensa por su captura. Esta vez Stephanie cuenta con una colaboradora de excepciГіn, su inefable abuela, autГ©ntica especialista en funerales y velatorios.

1

SabГ­a que Ranger se encontraba a mi lado porque veГ­a brillar su pendiente bajo la luz de la luna. Todo lo demГЎs -su camiseta, su chaleco, su cabello peinado hacia atrГЎs y su Glock de 9 mm- era tan negro como la noche. Hasta el tono de su piel parecГ­a oscurecerse. Ricardo Carlos MaГ±oso, el camaleГіn cubano-americano.

En cambio yo tenГ­a los ojos azules y la tez blanca, fruto de una uniГіn hungaroitaliana, y no estaba tan bien camuflada para actividades clandestinas nocturnas.

EstГЎbamos a finales de octubre, y Trenton disfrutaba de los Гєltimos coletazos del veranillo de San MartГ­n. Ranger y yo nos hallГЎbamos agachados detrГЎs de unos arbustos de hortensias en la esquina de Paterson y Wycliff, y no disfrutГЎbamos ni del veranillo, ni de nuestra mutua compaГ±Г­a, ni de nada. LlevГЎbamos tres horas en aquella posiciГіn, y nuestro humor empezaba a resentirse.

ObservГЎbamos el 5023 de la calle Paterson, una casita rГєstica revestida de madera. Nos habГ­an dicho que Kenny Mancuso visitarГ­a a su novia, Julia Cenetta. Kenny Mancuso habГ­a sido detenido recientemente por disparar contra el encargado de una gasolinera (hasta ese momento su mejor amigo), hiriГ©ndolo en la rodilla.

Mancuso habГ­a pagado su fianza por medio de la CompaГ±Г­a de Fianzas Vincent Plum, gracias a lo cual saliГі de la cГЎrcel y se reinsertГі en la sociedad civilizada. Una vez puesto en libertad desapareciГі, y tres dГ­as mГЎs tarde no se dignГі comparecer en la vista preliminar. Vincent Plum no estaba contento.

Puesto que las pГ©rdidas de Vincent Plum suponГ­an ganancias para mГ­, tenГ­a una visiГіn mГЎs oportunista de la desapariciГіn de Mancuso. Vincent Plum es mi primo y mi jefe. Trabajo para Г©l como cazadora de fugitivos, es decir, devuelvo al sistema a los delincuentes que se han alejado del largo brazo de la ley. Devolver a Kenny me reportarГ­a un diez por ciento de su fianza de cincuenta mil dГіlares. Una parte irГ­a a Ranger por ayudarme y con el resto acabarГ­a de pagar mi coche.

Ranger y yo formГЎbamos una especie de sociedad. Ranger era un autГ©ntico cazador de fugitivos, el nГєmero uno. Le pedГ­ ayuda porque yo todavГ­a estaba aprendiendo el oficio. Su participaciГіn era algo asГ­ como un polvo por compasiГіn.

– No creo que aparezca -dijo Ranger.

Yo habГ­a hecho el trabajo de espionaje y estaba a la defensiva, pues temГ­a que me hubiesen tomado el pelo.

– He hablado con Julia esta mañana y le he explicado que podían acusarla de complicidad.

– ¿Y por eso ha decidido cooperar?

– No exactamente. Ha decidido cooperar cuando le he dicho que antes del tiroteo Kenny había sido visto más de una vez en compañía de Denise Barkolowski.

Ranger sonriГі en la oscuridad.

– ¿Has mentido?

– Aja.

– Estoy orgulloso de ti, nena.

No me sentГ­a culpable por el engaГ±o, ya que Kenny era escoria y de todos modos a Julia le convenГ­a buscar a alguien mejor.

– Pues, por lo que parece -dijo Ranger-, Julia se lo ha pensado mejor, y en lugar de cosechar los frutos de la venganza, simplemente lo ha despedido. ¿Has averiguado dónde vive Kenny?

– Va de un lugar a otro. Julia no tiene un número de teléfono al que llamarlo. Dice que Kenny anda con pies de plomo.

– ¿Es su primer delito?

– Aja.

– Probablemente no lo atrae la idea de hospedarse entre rejas. Habrá oído hablar de las violaciones.

Guardamos silencio cuando se acercГі una furgoneta. Era una Toyota flamante: oscura, tracciГіn a las cuatro ruedas, matrГ­cula provisional, antena adicional para telГ©fono mГіvil. La Toyota se aproximГі a la casa y entrГі en el camino de acceso. El conductor se apeГі y caminГі hacia la puerta. Nos daba la espalda y la iluminaciГіn era escasa.

– ¿Qué crees? ¿Es Mancuso? -preguntó Ranger.


Еще несколько книг в жанре «Иронический детектив»