Размер шрифта:     
Гарнитура:GeorgiaVerdanaArial
Цвет фона:      
Режим чтения: F11  |  Добавить закладку: Ctrl+D
Следующая страница: Ctrl+→  |  Предыдущая страница: Ctrl+←
Показать все книги автора/авторов: Mendoza Eduardo
 

«La verdad sobre el caso Savolta», Eduardo Mendoza

Иллюстрация к книге

A Diego Medina

 

NOTA

Para la redacciГіn de algunos pasajes de este libro (en especial de aquellos escritos en forma de artГ­culos periodГ­sticos, cartas o documentos) he utilizado, convenientemente adaptados, fragmentos de:

 

P. Foix, Los archivos del terrorismo blanco

I. Bo y Singla, Montjuich, notas y recuerdos histГіricos

M. Casal, Origen y actuaciГіn de los pistoleros

G. NГєГ±ez de Prado, Los dramas del anarquismo

F. de P. CalderГіn, La verdad sobre el terrorismo

Por lo demГЎs, todos los personajes, sucesos y situaciones son imaginarios.

The class whose vices he pilloried was his own, now extinct, except for long survivors like him who remember its virtues

W. H. Auden

No tienes por quГ© tener miedo, porque estos pies y piernas que tientas y no ves, sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos ГЎrboles estГЎn ahorcados; que por aquГ­ los suele ahorcar la justicia cuando los coge, de veinte en veinte y de treinta en treinta; por donde me doy a entender que debo de estar cerca de Barcelona.

Cervantes, Don Quijote de la Mancha

 

PRIMERA PARTE

I

FACSIMIL FOTOSTГЃTICO DEL ARTICULO APARECIDO EN EL PERIГ“DICO LA VOZ DE LA JUSTICIA DE BARCELONA EL DГЌA 6 DE OCTUBRE DE 1917, FIRMADO POR DOMINGO PAJARITO DE SOTO

 

Documento de prueba anexo n. В° 1

(Se adjunta traducciГіn inglesa del intГ©rprete jurado GuzmГЎn HernГЎndez de Fenwick)

 

El autor del presente artículo y de los que seguirán se ha impuesto la tarea de desvelar en forma concisa y asequible a las mentes sencillas de los trabajadores aun los más iletrados, aquellos hechos que, por haber sido presentados al conocimiento del público en forma oscura difusa, tras el camouflage de la retórica y la profusión de cifras más propias al entendimiento y comprensión del docto que del lector ávido de verdades claras y no de entresijos aritméticos, permanecen todavía ignorados de las masas trabajadoras que son, no obstante, sus víctimas más principales. Por que sólo cuando las verdades resplandezcan y los más iletrados tengan acceso a ellas, habremos alcanzado en España el lugar que nos corresponde en el concierto de las naciones civilizadas, a cuyo progreso y ponderado nivel nos han elevado las garantías constitucionales, la libertad de prensa y el sufragio universal. Y es en estos momentos en que nuestra querida patria emerge de las oscuras tinieblas medioevales y escala las arduas cimas del desarrollo moderno cuando se hacen intolerables a las buenas conciencias los métodos oscurantistas, abusivos y criminales que sumen a los ciudadanos en la desesperanza, el pavor y la vergüenza. Por ello no dejaré pasar la ocasión de denunciar con objetividad y desapasionamiento, pero con firmeza y verismo, la conducta incalificable y canallesca de cierto sector de nuestra industria; concretamente, de cierta empresa de renombre internacional que, lejos de ser semilla de los tiempos nuevos y colmena donde se forja el porvenir en el trabajo, el orden y la justicia, es tierra de cultivo para rufianes y caciques, los cuales, no contentos con explotar a los obreros por los medios más inhumanos e insólitos, rebajan su dignidad y los convierten en atemorizados títeres de sus caprichos tiránicos y feudales. Me refiero, por si alguien no lo ha descubierto aún, a los sucesos recientemente acaecidos en la fábrica Savolta, empresa cuyas actividades…

 

REPRODUCCIÓN DE LAS NOTAS TAQUIGRÁFICAS TOMADAS EN EL CURSO DE LA PRIMERA DECLARACIÓN PRESTADA POR JAVIER MIRANDA LUGARTE, EL 10 DE ENERO DE 1927 ANTE EL JUEZ F. W. DAVIDSON DEL TRIBUNAL DEL ESTADO DE NUEVA YORK POR MEDIACIÓN DEL INTÉRPRETE JURADO GUZMÁN HERNÁNDEZ INTÉRPRETE FENWICK

 

(Folios 21 y siguientes del expediente)

 

JUEZ DAVIDSON. DГ­game su nombre y profesiГіn.

MR. MIRANDA. Javier Miranda, agente comercial.

J. D. Nacionalidad.

M. Estadounidense.

J. D. ВїDesde cuГЎndo es usted ciudadano de los Estados Unidos de AmГ©rica?

M. Desde el 8 de marzo de 1922.

J. D. ВїCuГЎl era su nacionalidad anterior?

M. EspaГ±ola de origen.

J. D. ВїCuГЎndo y dГіnde naciГі usted?

M. En Valladolid, EspaГ±a, el 9 de mayo de 1891.

J. D… ¿Dónde ejerció usted sus actividades entre 1917 y 1919?

M. En Barcelona, EspaГ±a.

J. D. ВїDebo entender que vivГ­a usted en Valladolid y se trasladaba diariamente a Barcelona, donde trabajaba?

M. No.

J. D. ВїPor quГ© no?

M. Valladolid está a más de 700 kilómetros de Barcelona…

J. D. Aclare usted este punto.

M…aproximadamente 400 millas de distancia. Casi dos días de viaje.

J. D. ВїQuiere decir que se trasladГі a Barcelona?

M. SГ­.

J. D. ВїPor quГ©?

M. No encontraba trabajo en Valladolid.

J. D. ВїPor quГ© no encontraba trabajo? ВїAcaso nadie le querГ­a contratar?

M. No. HabГ­a escasez de demanda en general.

J. D. ВїY en Barcelona?

M. Las oportunidades eran mayores.

J. D. ВїQuГ© clase de oportunidades?

M. Sueldos mГЎs elevados y mayor facilidad de pro mociГіn.

J. D. ВїTenГ­a trabajo cuando fue a Barcelona?

M. No.

J. D. Entonces, ВїcГіmo dice que habГ­a mГЎs oportunidades?

M. Era sabido por todos.

J. D. ExplГ­quese.

M. Barcelona era una ciudad de amplio desarrollo industrial y comercial. A diario llegaban personas de otros puntos en busca de trabajo. Al igual que sucede con Nueva York.

J. D. ВїQuГ© pasa con Nueva York?

M. A nadie le sorprende que alguien se traslade a Nueva York desde Vermont, por ejemplo, en busca de trabajo.

J. D. ВїPor quГ© desde Vermont?

M. Lo he dicho a tГ­tulo de ejemplo.

J. D. ВїDebo asumir que la situaciГіn es similar en Vermont y en Valladolid?

M. No lo sГ©. No conozco Vermont. Tal vez el ejemplo estГ© mal puesto.

J. D. ВїPor quГ© lo ha mencionado?

M. Es el primer nombre que me ha venido a la cabeza. Tal vez lo leí en un periódico esta misma mañana…

J. D. ВїEn un periГіdico?

M…inadvertidamente.

J. D. Sigo sin ver la relaciГіn.

M. Ya he dicho que sin duda el ejemplo estГЎ mal puesto.

J. D. ВїDesea que el nombre de Vermont no figure en su declaraciГіn?

M. No, no. Me es indiferente.


Еще несколько книг в жанре «Историческая проза»

Как молния, Борис Яроцкий Читать →

Трубка снайпера, Сергей Зарубин Читать →