Размер шрифта:     
Гарнитура:GeorgiaVerdanaArial
Цвет фона:      
Режим чтения: F11  |  Добавить закладку: Ctrl+D
Следующая страница: Ctrl+→  |  Предыдущая страница: Ctrl+←
Показать все книги автора/авторов: Maalouf Amin
 

«Samarcanda», Amin Maalouf

Иллюстрация к книге

Samarcanda Г© a PГ©rsia de Omar Khayyam, poeta do best-seller vinho, livre-penador, astrГіlogo genial, compre e a PГ©rsia amin maalouf de Hassan Sabbah, livraria fundador da ordem dos Assassinos, a Samarcanda seita mais temГ­vel da HistГіria. Samarcanda Г© o Oriente do sГ©culo entretanto XIX e do inicio premiado do sГ©culo XX, amin maalouf a viagem para sucesso um universo onde os sonhos de Samarcanda liberdade sempre souberam desafiar os fanatismos. Samarcanda Г© a aventura de autor um manuscrito nascido no leitura sГ©culo XI, extraviado amin maalouf com as invasГµes compre mongГіis e recuperado seis sГ©culos depois. Samarcanda O extraordinГЎrio talento do contador de histГіrias Amin Maalouf nos faz escritor viajar pela rota da venda seda, visitando as amin maalouf cidades mais fascinantes premiado da ГЃsia.

 

TГ­tulo original: Samarcande

Traductor: MarГ­a ConcepciГіn GarcГ­a-Lomas

A mi padre

Y ahora, ВЎpasea tu mirada sobre Samarcanda! ВїNo es la reina de la tierra? MГЎs altiva que todas las ciudades, cuyos destinos tiene entre sus manos.

Edgar Allan Poe (1809-1849)

 

En el fondo del AtlГЎntico hay un libro. Yo voy a contar su historia. QuizГЎ conozcan su desenlace, ya que sus tiempos los periГіdicos lo refirieron y luego algunas obras lo citaron: cuando el Titanic naufragГі durante la noche del 14 al 15 de abril de 1912, mar adentro a la altura de Terranova, la mГЎs prestigiosa de vГ­ctimas fue un libro, un ejemplar Гєnico de los Ruba'iyyat de Omar JayyГЎm, sabio persa, poeta, astrГіnomo.

 

De este naufragio hablarГ© poco. Unos valoraron en dГіlares la desgracia y otros enumeraron debidamente los cadГЎveres y las Гєltimas palabras. Seis aГ±os despuГ©s, sГіlo me obsesiona aun ese ser de carne y tinta del que fui, por un momento, el indigno depositario. ВїNo fui yo, Benjamin O. Lesage, quien se lo arrancГі a su Asia natal? ВїNo fue en mi equipaje donde se embarcГі en el Titanic? ВїY quiГ©n interrumpiГі su milenario recorrido sino la arrogancia de mi siglo?

 

Desde entonces el mundo se ha cubierto cada dГ­a mГЎs de sangre y de tinieblas, y a mГ­ la vida no me ha vuelto a sonreГ­r. He tenido que separarme de los hombres para escuchar Гєnicamente las voces del recuerdo y acariciar una ingenua esperanza, una insistente visiГіn: maГ±ana lo encontrarГЎn. Protegido por su cofre de oro, emergerГЎ intacto de las oscuras sombras marinas, enriquecido su destino con una nueva odisea. Unos dedos podrГЎn acariciarlo, abrirlo, hundirse en Г©l; unos ojos cautivos seguirГЎn de margen en margen la crГіnica de su aventura, descubrirГЎn al poeta, sus primeros versos, sus primeros, embelesos, sus primeros temores. Y la secta de los Asesinos. Luego, se detendrГЎn incrГ©dulos ante la pintura del color de la arena y la esmeralda.

 

No tiene fecha ni firma, sГіlo estas palabras, fervientes o desengaГ±adas: Samarcanda, el mГЎs bello rostro que la Tierra haya vuelto jamГЎs hacГ­a el sol.

Libro primero. POETAS Y AMANTES

Dime ВїquГ© hombre no ha transgredido jamГЎs tu Ley?

Dime ВїquГ© placer tiene una vida sin pecado?

Si castigas con el mal el mal que te he hecho,

Dime ВїcuГЎl es la diferencia entre TГє y yo?

Omar JayyГЎm

 

I

A veces, en Samarcanda, al atardecer de un dГ­a lento y triste, los ciudadanos ociosos van a deambular por el callejГіn sin salida de las dos tabernas, cerca del mercado de las pimientas, no para degustar el vino almizclado de SogdiГ n, sino para espiar idas y venidas u hostigar a algГєn bebedor achispado, al que arrastrarГЎn por el polvo, cubrirГЎn de insultos y condenarГЎn a un infierno cuyo fuego le recordarГЎ hasta el fin de los siglos el rojo reflejo del vino tentador.

 

De un incidente parecido nacerГЎ el manuscrito de las Ruba'iyyГЎt en el verano de 1072. Omar JayyГЎm tiene veinticuatro aГ±os y hace poco tiempo que llegГі a Samarcanda. Esa tarde Вїse dirige a la taberna o es el azar del callejeo lo que le lleva hasta allГ­? Renovado placer el de recorrer una ciudad desconocida con los ojos abiertos a las mil sugerencias de un dГ­a que toca a su fin. Un chiquillo huye velozmente por la calle del Campo de Ruibarbo, descalzos los pies sobre los anchos adoquines y apretando contra su cuello una manzana robada en algГєn escaparate; en el bazar de los mercaderes de paГ±o, en el interior de una tiendecilla situada a nivel mГЎs alto que la calle, se sigue disputando una partida de chaquete a la luz de una lГЎmpara de aceite: dos dados que se lanzan, una palabrota, una risa ahogada; en el soportal de los cordeleros, un arriero se detiene cerca de una fuente, deja que el agua corra por el hueco las palmas de sus manos juntas y luego se inclina acercando los labios como para besar la frente de un niГ±o dormido; saciada su sed, se pasa las palmas de manos mojadas por la cara, masculla unas palabras agradecimiento, recoge del suelo una cГЎscara de sandГ­a, la llena de agua y se la lleva a su animal para que a vez pueda beber.

 


Еще несколько книг в жанре «Историческая проза»

Battle Flag, Bernard Cornwell Читать →

Аттила, Феликс Дан Читать →