Размер шрифта:     
Гарнитура:GeorgiaVerdanaArial
Цвет фона:      
Режим чтения: F11  |  Добавить закладку: Ctrl+D
Следующая страница: Ctrl+→  |  Предыдущая страница: Ctrl+←
Показать все книги автора/авторов: Brennan Allison
 

«La Caza», Allison Brennan

Иллюстрация к книге

Amigas del FBI, 02Вє

 

TГ­tulo original: The Hunt

TraducciГіn de Alberto Magnet

Para Dan

 

Agradecimientos

El entrenador de fГєtbol americano Ara Parseghian dijo en una ocasiГіn: В«Un buen entrenador es aquel que sabe enseГ±ar a sus hombres el potencial de lo que pueden ser en lugar de conformarse con lo que sonВ». SerГ­a imperdonable de mi parte no dar las gracias en primer lugar a mi editora, Charlotte Herscher, que no sГіlo me mostrГі las posibilidades de esta historia sino que me dejГі encontrar mi propio camino hasta llegar al FIN.

Agradezco a Kevin Brennan, biГіlogo experto en la fauna salvaje, asesor del Departamento de Caza y Pesca de California, la valiosa informaciГіn que me proporcionГі y todo lo que me enseГ±Гі sobre el halcГіn peregrino y las responsabilidades de un biГіlogo dedicado a la conservaciГіn de la fauna. Kevin suele llamar a sus aves con el nombre de su frecuencia de radio, no con un mote.

Una vez mГЎs, agradezco a Wally Lind, de Crime Scene Writers, su gran ayuda en la investigaciГіn de los hechos y en cuestiones de ciencia forense, sobre todo en lo relativo a las armas de fuego y a cГіmo se corrompen las pruebas biolГіgicas. Si en algo me he equivocado, seguro que no es por culpa suya.

AdemГЎs de mostrarse muy comprensivo con mis extraГ±os horarios de trabajo, mi marido, Dan, tambiГ©n me ha explicado (en numerosas ocasiones) cГіmo funciona un motor de coche y cГіmo atascar el filtro del combustible. Si no he entendido bien el proceso, se debe a mi bloqueo mental con respecto a todo lo relacionado con la mecГЎnica.

Dan estudiГі en la Universidad de Montana State-Bozeman y, a travГ©s de sus recuerdos y fotos, me ayudГі a ambientar la historia en el condado de Gallatin.

Agradezco tambiГ©n a mis primeras lectoras. Kathia, Michele, Jan, Amy y Sharon. A mis correctores, Karin y Edie, que trabajaron con un celo extraordinario para darle forma a este libro. Y, por supuesto, a mis hijos, que ya no aprecian tanto la pizza como antes.

 

PrГіlogo

No quiero morir.

Respiraba en breves interludios y con la boca abierta, intentando tragar aire y soltarlo entre violentas arcadas. Tragar. Soltar. Concentrarse. ВЎCorre, Miranda, corre! Pero en silencio. Pie izquierdo, pie derecho. Pie izquierdo. ВїNo era Г©se el tГ­tulo de uno de esos libros infantiles del doctor Seuss? Casi se le escapГі una risilla histГ©rica, pero la reprimiГі. En silencio. Sobre todo, respirar en silencio.

Miranda hizo una mueca al oГ­r el ruido a sus espaldas. Eran los sollozos de su amiga. Sharon, ВЎcГЎllate! TenГ­a ganas de gritar. Te oirГЎ. ВЎNos matarГЎ!

CorriГі mГЎs rГЎpido, a pesar de que Sharon se iba quedando cada vez mГЎs rezagada. Empezaba a oscurecer. QuedarГ­an unas dos horas, como mГЎximo, para que cayera la noche.

Si no alcanzaban el rГ­o, Г©l las encontrarГ­a.

No quiero morir. Soy demasiado joven. Por favor, Dios mГ­o. SГіlo tengo veintiГєn aГ±os. ВЎNo morirГ©! AquГ­, no, y no de esta manera.

La vista se le nublГі con el sudor que le baГ±aba la frente y le caГ­a sobre los ojos. No se atrevГ­a a secarse la cara por miedo a perder el equilibrio en aquel terreno rocoso. Los pies descalzos le dolГ­an con cada pisada, pero estaban tan frГ­os que sГіlo las rocas mГЎs punzantes hacГ­an mella en su entumecimiento. ВЎMira por donde pisas! Un solo paso en falso y te romperГЎs la pierna y Г©l te encontrarГЎ.

Un eco distante pero familiar llegГі a sus oГ­dos. QuerГ­a detenerse y escuchar, pero no se atrevГ­a a disminuir la marcha. DespuГ©s de recorrer otros treinta metros, supo darle un nombre a aquel ruido.

ВЎAgua! ВЎAgua que fluГ­a!

TenГ­a que ser el rГ­o. Se lo habГ­a prometido a Sharon, que el rГ­o las conducirГ­a a la libertad. Dio gracias en silencio al profesor Austin y a sus tediosas clases de geologГ­a. Sin ellas, no habrГ­a sabido hacia dГіnde correr, ni habrГ­a reconocido las seГ±ales que indicaban la cercanГ­a de un rГ­o. DespuГ©s de todos los kilГіmetros que ella y Sharon habГ­an recorrido, seguro que ahora lo conseguirГ­an.

De pronto, oyГі un chillido a sus espaldas. Miranda se detuvo ante el grito de sorpresa de Sharon, y se girГі con el corazГіn en un puГ±o. En el suelo estaba su amiga, tendida, medio oculta por la maleza, sollozando de dolor.

– ¡Levántate! -la urgió Miranda, atenazada por el pánico.

– No puedo -sollozó Sharon, con la cabeza enterrada en la hojarasca.


Еще несколько книг в жанре «Триллер»

Божество смерти, Уоррен Мерфи и др. Читать →

Священный ужас, Уоррен Мерфи и др. Читать →

Седьмой камень, Уоррен Мерфи и др. Читать →